EPIC DAY.

EPIC DAY.

Día 1 de noviembre, temperatura veraniega desde bien temprano; hoy tocó madrugar para aprovechar el día de “descanso”, en compañía de S.G.I. , no voy a mencionar su nombre ya que a Sergio Gonzalez Incera no le gusta ser citado en público.

Antes de las 10:00 a.m. ya nos encontrábamos manos a la obra, sudadita temprana, como a nosotros nos gusta. Hoy iba a ser un gran día, el “BRIBON” volvía a su hogar, un año después. Verdaderamente estábamos emocionados, teníamos un brillo especial en la mirada. (Mal mirar, pero con brillo especial)

IMG_9636

Sin perder el tiempo, pusimos rumbo a la playa, el nerviosismo se palpaba en el ambiente, se mascaba la tragedia, de fondo se escuchaba el ruido de las olas romper. No podíamos pedir más.

SUNP0006

La primera toma de contacto con el agua fue…un poco menos agradable de lo esperada, pero esa sensación no duro demasiado. Somos de sangre caliente, el amigo ya me había mencionado anteriormente que llevaba varios días ” caliente como las bisagras del infierno”, literal.

SUNP0071  SUNP0016

Primera toma de contacto con las olas, estaba la cosa seria, desde un principio nos quedó claro. Lo de hoy si era resaca y no la de los domingos por la mañana.

_DSC0734

Poco a poco fuimos cogiéndole la medida a las olas y empezamos a “surfearlas” con alguna dificultad que otra, la experiencia de Sergio, nos ha resultado de gran ayuda. Las horas viendo vigilantes e imitando a nuestro ídolo “Mitch Bucanan” en la bañera, comenzaron a dar sus frutos. Un aplauso por todos estos héroes anónimos.

_DSC0930

_DSC0700

Los esfuerzos comenzaban a hacer estragos, un tiempo muerto tuve que pedir a “Mitch”

_DSC0666

Nuestros ojos no podían dar crédito a lo que veían, tuvimos el gran honor de recibir la visita de nuestro miembro mas querido, su belleza no pasaba desapercibida entre la multitud, allí estaba ella 🙂

_DSC0415

Pero la dulce “Sury”, con su encantador mirar, no sabía que ese agua no era como el de su bebedero, ni siquiera como el de la piscina… Como consecuencia, “Sury” acabó la jornada ” todo burlada”

#strongdog

_DSC0089

Con la emocionante visita, aprovechamos para hacer el segundo descanso de la jornada y de paso contemplábamos la fauna de nuestra querida tierra. (Mitch tuvo que ser amarrado en corto, ahora lo entenderéis)_DSC0511

_DSC0505

_DSC0860

Sencillamente, espectacular. Pensamos que habíamos encontrado un buen sitio para dejar los remos en la arena, a salvo de las olas y molestando lo menos posible. Eso mismo debió pensar el colega de la Sury.

_DSC0164  _DSC0630

Como siempre nos decimos entre nosotros, en la puntita esta el veneno, no mas de tres sacudidas hermano. Y como si nada se alejó, perdiéndose entre la muchedumbre y el reflejo del sol. Una actitud muy nuestra, por lo que solo pudimos darle un fuerte y merecido aplauso.

_DSC0622

Durante unas cuatro horas, estuvimos a remojo, disfrutando como niños grandes. Alguna patada, algún corte, revolcón, daños colaterales.

Nos toca seguir practicando y mejorando, Nuestro amigo Mitch, todavía no tiene del todo claro para que lado se cogen las olas.

_DSC0153

Preciosa y agotadora mañana, Esperemos que el tiempo continúe así unas semanas más y después comience a mejorar.

_DSC0876

Lo de agotador no va en bromas, de corazón os lo digo.

_DSC0005  _DSC0733

_DSC0433 _DSC0727

Hasta la próxima amigos, esperemos seguir compartiendo momentos digno de ser rememorados cuando nos hagamos “mayores”

El cuerpo técnico del “BRIBON” les agradece su atención. Besos para todas y un frío apretón de manos para todos.

_DSC0995 _DSC0094

cropped-img_8815.jpg

Anuncios

“BRIBON” en imágenes

Otra pequeña recopilación que nos ha llegado de aquellos maravillosos días gracias a Sergio y sus avanzadas tecnologías .
  
  

El nacimiento del “BRIBON”

El nacimiento del “BRIBON”

Era una tarde de agosto, no recuerdo bien el día, ni la hora; si la compañía y el lugar donde contemplábamos aquella puesta de sol imponente. Charlando de todo y a la vez de nada, acabamos observando la cantidad de “barquitos” que aprovechaban las últimas horas de luz para pescar cerca de la costa, el color fuego del sol nos impedía siquiera  distinguir la cantidad de estos, fue entonces cuando note una rara sensación en mi interior, en un principio pensé que me estaba enamorando pero rápidamente descarte esa opción, simplemente era envidia por aquellas pequeñas y maravillosas embarcaciones.

IMG_8308   IMG_8737

Fue entonces cuando una idea surgió,  ¿y si nos compramos una barca?, estaría en nuestras manos elegir si volver a contemplar aquellos atardeceres desde tierra firme o desde nuestra embarcación, con una perspectiva distinta hasta entonces. Los primeros comentarios respecto a la idea sugerida, fueron un poco desagradables, no voy a repetir las palabras exactas que utilizo el sujeto, S.G.I. Pero después de unos instantes en silencio, mencioné la frase clave “¿no hay cojones?”

Sin dudarlo, gracias a las nuevas tecnologías,a nuestros “smartphones” y a contar con datos en ese preciso momento allí in situ, comenzamos a navegar por amazon, ebay y otras páginas similares, en busca de una embarcación que se adaptara a nuestras necesidades.

Después de reunir una cantidad de dinero importante, en menos de 10 días ya teníamos nuestra “barca”

IMG_9175-0

Fue entonces cuando comenzaron una serie de días “épicos”, donde no nos separábamos de nuestro nuevo juguete.

Al principio fueron días complicados, sin estar familiarizados  con las corrientes marinas, los rayos ultravioletas en exposiciones solares tan prolongadas o simplemente en la forma de usar los remos. Alguno de los tripulantes, desde pequeño vio muchas regatas y la verdad que le ponía ganas al asunto pero el resultado y los metros avanzados por minuto dejaban mucho que desear (adjunto imagen). Al final, si queríamos desplazarnos nos tocaba remar  “a lo Pocahontas”, no voy a describiros la técnica porque era muy lamentable, de verdad. Lamentable a la vez que eficaz.

kvBqJf8h7xUQUBwHDIH1jj4Yv7SNXPa8omu4G4yrRWo

Fueron pasando los días y esos “grumetillos” de agua dulce, para los que llenar la bañera hasta arriba ya era una prueba de fe se hicieron unos auténticos “lobos de mar”

dkQ7G_kBVgInkCJLOw8LfbUsDTzGxyuyJ71y0gwkxHI fWyzB9dIzDGwZrxHOMszST0xwYvvbmYHySFuKvqK0F4

Los mejores días comenzaron a llegar y aquellos que al principio se reían, no nos tomaban en serio, vacilaban, nos preguntaban sobre nuestra embarcación con tonito sarcástico… comenzaron a probarla y su opinión cambió drásticamente, incluso quisieron hacerse accionistas del vehículo. Ya que el rencor no tenía sitio en nuestra barca, les hicimos sitio con gusto, únicamente un requisito, ellos pagaban los refrigerios y demás aperitivos para las largar travesías. Todos salíamos ganando.

IMG_9177  IMG_9170

Comenzábamos a ser unos habituales por las aguas cercanas a la costa, algún toque de atención tuvimos, no vamos a ocultarlo, por amarrarnos a alguna boya, algún que otro velero…Otro día de tantos, tuvimos que ser remolcados por una lancha a motor, tripulada por dos niños a los que fácilmente doblaríamos la edad, pero como gente legal que somos les pagamos con algún que otro “aperitivo” y nació una bonita amistad; vamos que estando ellos, lo de remar como que no.

IMG_9179 IMG_9178

Llegamos a codearnos con la gente importante de la zona… observábamos como tumbados en sus veleros, descorchaban una botella de champán, jugaban con sus motos de agua, etc. Mientras tanto nosotros les observábamos preocupados, muy preocupados.

IMG_9173

Un día jugamos a “Robinson Crusoe”, me toco hacer de Robinson, pero la verdad no le encontré la gracia, me abandonaron y se alejaban mientras les miraba con carita de “yo nunca lo haría”,  pero si volvéis, agarraros al mástil 😉

BeP3aVG050IIryuHfrsENHjoYIWpsErCJoDPHTNxZ5U

También se me olvidaba contaros que bautizamos a nuestra embarcación como el “BRIBON”, llego a ser popular, muy popular; me atrevería a decir que aquel septiembre, llego a ser la ostia en vinagre. Se creó una leyenda aquellos días que comenzaba con  algo parecido a: “Xejo no liga, Xejo las obliga…” pero lo que pasa en aguas internacionales, se queda en aguas internacionales.

m-zo0KgykAtkg07U4H_iA9AV4Iz6jI4FYSuzFqUs14o

MH8IlsIP6ZOh1Fp1JD61pBMh03G506aU-q-E9nl9Evs

Pasados aquellos días, allá por el mes de enero, mientras Cantabria se veía golpeada por un duro temporal, que provocó grandes destrozos e inundaciones, una tarde recibí una llamada, era el momento de sacar el “Bribon” y  surcar las calles inundadas de nuestras poblaciones, pero parte de la tripulación se encontraba dispersa por el territorio nacional y en esa ocasión, fallamos.

Desde aquel Septiembre de 2014, “BRIBON” pasa las horas y los días en un frio garaje, pero algún día volverá  a surcar las aguas como en los buenos tiempos.

“Bribon” agradece a Carlos, Jesús, Soraya, Sergio, David y alguno más por compartir buenos momentos bajo el sol.

Alguna parte de la tripulación llego a tomarse tan enserio su trabajo, que alguna noche llegaron a casa muy cansados, pero muy cansados. Orgulloso de ellos.

sVlCVCYTC5jMP59r6WBy0CbnKICNZ7PCAn6gV9r1uZg

“Momentos a rememorar de viejos”

cropped-cropped-img_8815.jpg

Paseo por Picos, bendita inconsciencia.

Mañana de Octubre, Picos de Europa, tres amigos, mochilas llenas, una buena sesión de Google earth el día anterior, todo listo.

Las previsiones del tiempo no eran nada buenas, pero al salir del coche unos tímidos rayos de sol, fueron suficientes para autoconvencernos de que la aventura iba a ser posible y teníamos 3  bonitos días por delante (después de casi dos horas de viajes, volver a casa no era una opción)12063405_10206898188107091_2988399976039112381_n

Al poco tiempo de comenzar andar,  empezaba a llover, serán nubes de paso pensábamos. A partir de la 2 hora de caminar, íbamos ascendiendo metros y recorriendo kilómetros, el tiempo solo iba a peor, tanto que tuvimos que resguardarnos en un pequeño refugio; la pausa no fue demasiado larga ya que estábamos mojados y lo único que conseguiríamos sería quedarnos fríos.

35c239c3e68990ae3604157bea06f4a5

Retomamos la marcha y continuamos ascendiendo metros, pasamos por el refugio de Áliva y el chalet Real, uno de los peores momentos, ya que no solo nos acompañaba la lluvia, también un fuerte aire que en mas de una ocasión nos hizo andar “mas patras que palante”. Nos cubríamos las caras como podíamos, hicimos una pequeña parada técnica, donde teníamos que gritar para poder escucharnos, el consejo de sabios debatió, y decidimos continuar hasta llegar al refugio para pasar la noche.

12106946_10206898184667005_1111110630623358247_n

Con más pena que gloria y más miedo que vergüenza, llegamos a Cabaña Verónica. Ya dentro refugiándonos del frío, mantuvimos una charla con el guarda del refugio,poneros en situación:

mojados, alguno tiritando, otro con una voz un tanto peculiar y en lugar de sonrisa una especie de mueca, quiero pensar que por el frío, observábamos atentamente al guarda como freía unas patatas fritas en una pequeña sartén y cortaba chorizo, pero nuestro asombro fue mayor cuando en una balda vimos un tarro lleno de gominolas, aunque eso ya sería vicio, con una taza de te caliente hubiésemos dado palmas con las orejas, de felicidad y para entrar en calor.

35c239c3e68990ae3604157bea06f4a5 11111910_10206898188587103_3041102898696403379_o

Todo seguía según lo planeado, un bonito día y una buena noche en el refugio, pues el día fue de todo menos bonito y la noche fue de todo menos buena, cambiamos el refugio por una cueva “seca donde estar a nuestro aire”.

Lo primero que hicimos al llegar a la cueva fue extender unos plásticos mojados sobre el suelo de barro y piedras, si por cada gotera de la cueva nos hubieran dado un euro, hubiésemos podido pagarnos una noche en un buen hotel.

Colocamos las tiendas de campaña y comenzamos a quitarnos la ropa mojada y colgarla por las paredes. Él que encontraba algo de ropa seca en la mochila se daba con un canto en los dientes, se puede decir que estábamos; en pelotas y con las manos en los bolsillos.

Dentro de la tienda, comenzamos a preparar la comida, sentados alrededor del hornillo, intentábamos entrar en calor, era una situación un tanto curiosa ya que en ese instante empezábamos a darnos cuenta que la tienda estaba un poco mojada también y junto con ella los sacos de dormir donde estábamos sentados.

Él cúmulo de circunstancias no nos quito el hambre y lo de merendar/cenar lo hicimos con nota.

Se me olvidaba contaros la distribución del campamento, que contaba con dos tiendas y…suficiente. Tienda 1 mojada, nos sirvió de comedor y la tienda 2, un poco menos mojada, la utilizamos de habitación.

ec1f2d6b23beabdebdc187e15d3d1691

Lo que viene siendo una tienda para dos personas, a lo justo, conseguimos dormir tres (puedo decir que estuve listo ya que me pedí en el medio, todos sabemos que el calor humano es el mejor, aunque lo sepamos de oídas únicamente)

12140613_10206898187067065_8750716181464879217_n

No lo sé con exactitud, pero para las 19:00-20:00 horas ya estábamos los tres metidos en los “húmedos sacos de dormir” pero el calor humano hizo su función y llegamos a tener hasta algo de calor; los coloretes lo corroboraban, aunque yo creo que eran por el frío pasado durante el día.

Lógicamente, ninguno conseguía dormir, Carlos Baute, Amaral, el bueno de Sabina , no nos ayudó a conciliar el sueño. Fue entonces donde comenzamos a charlar sobre temas importantes, el tema de trabajo fue tocado muy por encima, un poquito se habló sobre la jornada de liga, hasta que se llegó al tema estrella, creó que pudimos estar hablando de mujeres unas 3,4,5 horas, a mí solo me falto sacar la libreta de notas para no perder detalles de las lecciones que escuchaban mis oídos de boca de estos dos “latin lovers” acostados a mi derecha y a mi izquierda.

Ya entrada la noche, las conversaciones eran menos fluidas, las palabras se alternaban con largos silencios y algún que otro ruido extraño. Yo no fui capaz de conciliar el sueño y como buen compañero de camarote, no dejaba dormir.

Fue prácticamente cuando comenzó a amanecer, cuando conseguimos dormir un poco. Nos despertamos acompañados por cientos de goteras dentro de la cueva y su musical ruido golpeando las tiendas.

Uno de los momentos estrella, fue volver a vestirse; zapatillas inundadas, calcetines mojados, cazadoras húmedas, todo muy apetecible. Tuvimos que tirar de ingenio y usar bolsas por calcetines, camiseta sobre camiseta, chubasquero sobre cazadora y otras cosas no del todo elegantes.12141792_10206898185547027_1310349911606149448_n

Volvimos a encender el hornillo y puedo asegurar que tomarse un café bien caliente, sentado sobre una piedra a 2300m contemplando esas montañas y esa manera de llover, no se paga con dinero. Alguno que otro el café le pareció poco y lo acompaño de unos apetecibles macarrones con atún precocinados.

12122446_10206898184066990_279789593329441420_n

Visto lo visto, decidimos regresar al coche, no era factible estar más días por allí arriba sin ropa seca y con ese mal tiempo. Comenzamos el descenso, lloviendo, pero sin aire, se podía disfrutar del paisaje. Nos cruzamos con unas cuantas personas, casi todo extranjeros.

Continuamos el descenso y el tiempo por fin nos dio un respiro y dejó de llover. En unas 3 horas llegamos al coche, se notaba que el peso de las mochilas cuesta abajo acompañaba. Ya solo teníamos en mente hacer una parada más antes de llegar a casa.

12122559_10206898185627029_1463922131248128057_n

Y así fue, aunque una vez más,como en casi todo, se nos fue de las manos.

af65cd4456ee6c2e08efa15c30317bb1

De camino a casa, con la espinita clavada, decidimos volver pronto, con mejor tiempo,mejor material pero esperemos que con el mismo poco conocimiento.

12042829_10206898184987013_8702141391351088353_n